10 cambios en tu cuerpo que podrían indicar que tienes cáncer de ovario

0
55


El ovario es una parte fundamental del sistema reproductor femenino, por eso distintos especialistas remarcan siempre su importancia. Lamentablemente, dicho órgano cuenta muchas veces con episodios de crecimientos de células cancerosas, lo que ha hecho que, en las estadísticas, el cáncer de ovarios sea uno de los más comunes, ubicándose entre los 10 tipos que más afectan a las mujeres a nivel mundial.

Según una estimación del Instituto Nacional del Cáncer (INCA), entre 2020 y 2022 se diagnosticarán 6.650 nuevos casos de cáncer de ovario en Brasil, con un riesgo estimado de 6,18 casos por cada 100.000 mujeres.

La ciencia no está segura de cuáles son las causas de este tipo de cáncer, sin embargo, según el sitio web Meganoticias, es posible determinar algunos factores de riesgo. Entre ellos se destacan:

· Personas en edad avanzada (la enfermedad se diagnostica con mayor frecuencia en adultos a partir de los 40 años).

· Pacientes con sobrepeso y obesidad.

· Maternidad tardía o mujeres que no tienen hijos.

· El uso de terapias hormonales después de la menopausia.

· Herencia de la enfermedad.

· Efectos secundarios por tratamientos de fertilidad in vitro.

· Consumo de cigarrillo.

Síntomas

Cuanto antes se haga el diagnóstico, más posibilidades hay de obtener un mejor resultado en el futuro tratamiento a seguir, por lo tanto, es recomendable estar atentos a los siguientes síntomas, especialmente si se encuentra dentro de las condiciones mencionadas anteriormente:

· Distensión abdominal.

· Dolor abdominal o pélvico.

· Problemas para comer o sentirse lleno.

· Cambios en los hábitos urinarios, como sensación de urgencia o aumento de la frecuencia con la que vas al baño.

· Cansancio excesivo.

· Problemas estomacales.

· Dolor en la espalda.

· Dolor durante el sexo.

· Presión de vientre.

· Cambios menstruales, como sangrado más abundante o irregular.

Llamados de alerta

En caso de sospecha, la recomendación principal es acudir lo más rápido posible a un médico especialistas para realizar las pruebas correspondientes. Aunque no se presente síntomas es también de suma importancia siempre realizar chequeos anuales con su respectivo ginecólogo. Además, y como en otras patologías, la automedicación sin previa asesoría nunca es lo más recomendable.

Deja un comentario