AyacuchoCallaoLima

Dueños de galería tenían orden de demolición, pero nadie hizo nada

Veinte años después, la historia se repitió en la zona de Mesa Redonda. Parte de la galería Plaza Central, delimitada por los jirones Andahuaylas, Puno, Ayacucho e Inambari, quedó hecha cenizas luego de un que afectó el 40% del citado predio. Como en el 2001, las llamas empezaron de noche en medio de la informalidad. Como antes, hay comerciantes que lo perdieron todo. Como antes, no hay nada claro sobre qué inició el fuego.

La noche del jueves, el ocasionó caos, miedo y pánico en esa zona del centro de Lima. Entre el humo negro, denso, había llamas que superaban los 10 metros. Aparecían por encima del techo de drywall, imposible de apagar.

“Pensé lo peor. Fue terrible”, dijo Fabián Quesada. Él es trabajador de uno de los 17 stands destruidos y se disponía a salir cuando se encontró con ese panorama de infierno.

En los almacenes clandestinos de la galería había juguetes, telas, cartones y artículos para el hogar de plástico que se derritieron como una barra de cera.

El techo –un tinglado prefabricado– cedió a las temperaturas altas y se desprendió. Ayer por la mañana se veían focos ardientes y el fuego revivió.

En total, 200 bomberos estuvieron dedicados a extinguir las llamas, que, por fortuna, no causaron heridos ni muertos que lamentar esta vez.

Participaron 48 dotaciones de diversas compañías de Lima y con personal distribuido en dos equipos: uno que atacó el desde arriba con una escalera telescópica y otro que ingresó a los locales –rompiendo candados– desde la calle. Más de 400 acordonaron el área, cerrando incluso las calles colindantes.

Por la tarde, luego de casi 20 horas, el siniestro fue controlado. En las próximas horas, peritos de Seguridad del Estado harán un análisis físico-químico en el predio y tomarán muestras de materiales para determinar las causas del incendio.

Antes de ordenarse su salida, la gerenta de Fiscalización de la Municipalidad de Lima, Zuleyka Prado argumentó que el edificio del jirón Andahuaylas 1128-1138, donde está la galería Plaza Central, tenía una orden de demolición del sexto y sétimo piso porque no contaban con permiso de funcionamiento. Sin embargo, agregó, los dueños no acataron la disposición.

También indicó que desde el 2017 que se construyeron los pisos prefabricados, los propietarios han venido realizando “un trabajo clandestino”. Dijo que ellos tenían conocimiento de que debían demolerlo.

Por la tarde, claramente mortificado, el alcalde Jorge Muñoz informó sobre el despido de su gerenta de Fiscalización por no haber concluido la orden de demolición. “Por eso se le quitó la confianza”. Precisó también que se ha iniciado un procedimiento administrativo sancionador contra la subgerenta de control y sanciones y contra el ejecutor coactivo encargado de la citada medida que estaba bajo su ámbito.

“Esta galería tuvo muchas fiscalizaciones, pero faltó lo último que es la ejecución de una orden de demolición. ¿Por qué pasó eso? Esa es la pregunta que nos hicimos y, al comprobar que no se tomaron las acciones oportunas, se ordenó (la salida de la gerenta y la investigación a los funcionarios)”, dijo Muñoz.

Dijo además que el personal de Fiscalización se ha comprometido a realizar un mapeo para hallar almacenes clandestinos; además le ha pedido a la subgerenta de control y sanciones que haga un barrido de las actividades coactivas que tengan una situación similar.

Al ser consultado si es que va a asistir a la Comisión de Descentralización del Congreso Muñoz respondió que no se correrá de las responsabilidades.

“Acá lo que se tiene que tener es autoridad, que no existe. Será citado el alcalde de Lima. Espero que asista él y no su gerente, como siempre lo hace, para que nos rinda cuentas”, afirmó la legisladora Norma Yarrow, quien es presidenta de la Comisión de Descentralización.

Por su parte, el ministro del Interior, Avelino Guillén, pidió clausurar de manera inmediata y definitiva los almacenes ilegales que operan desde hace tiempo en el centro de Lima, porque son un peligro público permanente.

“Todos debemos sumar esfuerzos para desbaratar por completo las mafias que operan en Mesa Redonda. Esto no puede volver a ocurrir”, señaló.

Denunció que la zona padece de diversas mafias que han lotizado espacios públicos para el comercio ambulatorio ilícito, utilizando edificios como almacenes ilegales para guardar su mercadería.

Recién ayer, luego de 20 horas en las que el fuego no dio tregua, los bomberos controlaron el incendio de 3.

Las pérdidas son millonarias en la galería. Algunos afectados dijeron que perdieron más de 100 mil soles en inversión, según una mujer que se identificó como Clotilde Gamarra.

Otros comerciantes de la zona mostraron su preocupación por el cierre peatonal y vehicular de algunas calles adyacentes de Mesa Redonda.

Indicaron que el cierre de los jirones Puno, Ayacucho, Andahuaylas e Inambari, como parte del trabajo que realizaron los bomberos para apagar el fuego, perjudicó las ventas de fin de año y estiman que, solo el viernes, perdieron de 10 mil a 20 mil y hasta 30 mil soles.

“El último día del año (ayer) hay buenas ventas, a la última hora los peruanos están acostumbrados a comprar”, se lamentó Jenny Valdivia, comerciante del jirón Andahuaylas.

La Fiscalía inició investigación preliminar por 40 días contra los que resulten responsables por el delito contra la seguridad pública-peligro por medio de incendio.

Se tomará declaraciones del subgerente de Defensa Civil y de las gerencias pertinentes. Se pedirá documentación que permita acreditar si la galería contaba con licencia de funcionamiento.

IPYS critica a Muñoz por maltrato de periodista

El Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) rechazó el accionar del alcalde Jorge Muñoz y su oficina de prensa por impedir que el periodista Iván Escudero le realice preguntas.

Patricia Días Velarde, Colegio de Arquitectos

No puede ser que después de 20 años ocurra casi lo mismo en Mesa Redonda. Una alta concentración de visitantes y un desmanejo de la cantidad de comerciantes. Lo que ha sucedido era inminente y puede volver a suceder en cualquier momento, dando la posibilidad de que se pierdan vidas.

Alrededor de la zona hay grandes edificios de depósitos sin licencia. Existe una deficiencia muy seria en temas de fiscalización. No puede ser que se construyan edificios de 10 o 12 pisos con depósitos que se convierten en bombas de tiempo y que la Municipalidad de Lima no cuente con la capacidad de paralizar las obras.

En algún momento se ha tenido una norma edil para ordenar esta zona y tener básicamente la posibilidad de manejar la densidad de comerciantes y mercadería que entra y que sale; sin embargo, esta gestión la desactivó sin plantear nada a cambio.

Se deben hacer modificaciones urgentes por el bien de todos los ciudadanos y procesos de regeneración urbana en esta zona. Tener la posibilidad de hacer un control de qué mercadería entra y sale de la zona comercial, y de esta manera poder dar las garantías de una área segura que vaya acorde con las necesidades de lo que es un centro histórico.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Desactiva el bloqueador de anuncios para que puedas continuar.