Encuesta IEP: la mayoría de peruanos está a favor de las protestas, pero no marchan

0
5


Más de dos tercios de los ciudadanos en el país opina que las protestas son necesarias, pero similar cantidad no ha participado en estas manifestaciones contra el Gobierno o el Congreso en el último año, pese al gran rechazo que tienen, según muestra la reciente encuesta de representación nacional del Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

El estudio consultó a la población a fines de enero y tiene márgenes de error de 2,8 puntos encima y debajo de cada resultado en su proyección nacional.

Aproximadamente, 72% de peruanos considera que las protestas son necesarias para que el pueblo se haga escuchar. En cambio, 18% piensa que dañan la imagen y situación del país: casi un quinto de la población.

PUEDES VER: Ministerio Público solicitó a la fiscal Delia Espinoza copias de declaraciones de Jaime Villanueva

Sin embargo, un 77% no salió a protestar contra el Gobierno o el Congreso en los últimos 12 meses, pese al amplio rechazo que hay. Solo 22% participó en movilizaciones en ese lapso.

Para quienes no participaron, las razones principales son falta de tiempo o recursos (26%); y que no se identifican con las protestas, piensan que no sirven o no les gustan (22%).

Otros motivos son que hay mucha violencia y represión (15%); priorizar familia y trabajo (12%); y estar lejos de lugares donde hay marchas (11%).

PUEDES VER: Esdras Medina presenta moción para investigar a Gustavo Gorriti y fiscales del caso Lava Jato

“Llama la atención que, en el grupo de edad de 18 a 24 años, solo 13% haya participado en marchas. Este segmento era uno de los más representativos en las manifestaciones, como en las protestas contra Manuel Merino. El pesimismo que impera en la mayoría de peruanos ha calado fuertemente en los más jóvenes que, al parecer, no encuentran motivación que aliente a involucrarse en marchas”, dice la psicóloga social Laura Amaya, investigadora del IEP.

“Hay descontento generalizado frente a las principales autoridades, pero pocas ganas de enfrentarlo. Se adopta una actitud pasiva pues, en la práctica, hay temas más importantes que atender. Lo triste es que, sin jóvenes dispuestos a exigir cambios desde la sociedad, ganan los que lucran a costa de la desafección ciudadana”, añade.

Únete a nuestro canal

Deja un comentario