Los colores del ruido: cuando los sonidos también pueden ser aparentemente visuales

0
19


Es probable que hayas oído hablar del ruido blanco. Tal vez no sabes muy bien qué es, pero el concepto ya suena (nunca mejor dicho) a tipo de sonido específico, neutral, tranquilo, dulce incluso. El color blanco nos transfiere esas connotaciones, pero al igual que ente otros muchos colores pueden acompañar a los sonidos, definiéndolos de una manera visual.

Si creciste con la televisión analógica, es posible que recuerdes ese sonido casi histriónico que surgía al tiempo que la emisión, digamos, moría o, en términos visibles, la pantalla se llenaba de miles y miles de puntos blancos y negros. En esa especie de nieve tecnológica, se podía ver algo, pero también escucharlo. Era la radiación cósmica residual nacida en el big bang.

E. ZamoranoUna encuesta global sobre drogas reciente califica como sustancia psicodélica el uso de estos archivos de audio o vídeo al haberse producido un gran incremento del número de usuarios que así lo perciben

Si, al contrario, naciste ya sumergido en la era digital y la cultura de las aplicaciones, lo de descargarse una aplicación que ayuda a concentrarse te sonará un poco. Es posible, incluso, que hayas probado ese mundo inmersivo que en los últimos años se ha puesto bastante de moda. De hecho, existen ya en plataformas como YouTube vídeo que duran horas y que incluyen unas ondas específicas, las de ruido blanco. Aseguran que sirven tanto para estudiar, para descansar o para dormir a tu bebé.

Una mezcla de señales

Pero, ¿qué es exactamente el ruido blanco? ¿Por qué afecta a los humanos de la forma en que parece? ¿Y qué es, en realidad, el ruido rosa, violeta, marrón o azul? ¿Qué tiene que ver el color con eso? Muchas preguntas que, en realidad, tienen respuestas más sencillas de lo que parece.

(iStock)(iStock) (iStock)

Cuando hay muchas señales de sonido diferentes a la vez, a menudo lo consideramos “ruido”, algo más fuerte, digamos, que un simple sonido en sí. El ruido tiene una aleatoriedad inherente: Es una mezcla de señales impredecibles, pero hay diferentes variedades de patrones de ruido dentro de esa aleatoriedad. Así, por ejemplo, cuando un gato hace su particular ronroneo, miles de millones de moléculas de aire crean sonido en una amplia gama de frecuencias. Difícilmente podemos recrearlo.

Pues eso es el lo que llamamos ruido blanco, y lo llamamos así porque básicamente tiene la misma potencia para todas las frecuencias del sonido audible, al igual que la luz blanca tiene la misma potencia para todas las frecuencias de la luz visible. Vamos, que se percibe como algo lineal y constante.

El tipo de frecuencia

De la misma forma que también utilizamos diferentes colores para entender diferentes frecuencias de luz, usamos diferentes colores en el caso del ruido o, más bien, de diferentes mezclas de frecuencias de sonido. Cuando usamos la boca para hacer el sonido de silencio, ese “shhh”, es entendido como ruido rosa. Este tipo de ruido se sombrea más hacia el extremo inferior del espectro sonoro.

(iStock)(iStock) (iStock)

Eso lo convierte en una opción popular para las personas que buscan ruido de fondo para ahogar las distracciones o para ayudarlos a relajarse. Aunque el ruido blanco tiene un espectro plano, en realidad puede sonar un poco discordante y agudo.

Esto último se debe a que el oído humano son más sensibles a las frecuencias más altas, por lo que las sienten más fuertes. Por tanto, el ruido rosa puede ser más relajante que el famoso blanco, porque aumenta las frecuencias más bajas, por lo que suena más natural.

Deja un comentario