Lucy Telge: “La Navidad no tiene por qué cambiar”

0
27

La incansable bailarina, maestra de generaciones y directora del Ballet Municipal de Lima, Lucy Telge, presenta la historia de Clarita y su muñeco Cascanueces, desde hoy hasta el mismo 26 de diciembre en el Teatro Municipal de Lima. El espectáculo cumple sus bodas de coral en los escenarios. Un clásico de clásicos. Entradas en los módulos de Teleticket o vía web.

—¿Cuál ha sido el mayor reto de este 2023 para el Ballet Municipal de Lima?

—El poder mantener a la compañía durante todo el año para dar buenos espectáculos como estamos acostumbrados a pesar de la recesión. Hubiéramos querido subirles el sueldo a los bailarines y administrativos, pero no hemos podido. El tema económico siempre nos hace mucha falta.

—El país vive, actualmente, un momento álgido política y socialmente, ¿con qué visión debemos vivir la próxima Navidad?

—Para mí, la Navidad es una fiesta más religiosa que social y cada uno de nosotros podemos vivirla a nuestro modo. Aunque estamos pasando por momentos difíciles en otro sentido, la Navidad no tiene por qué cambiar.

PUEDES VER: La niña traviesa llega al Teatro Municipal

—Y a propósito, ¿qué representa 35 navidades con Cascanueces?

—Cuando comenzamos a dar Cascanueces aquí en Lima en 1988 les puedo decir, en ninguna tienda se vendía un muñeco Cascanueces, nadie sabía mayormente lo que era a pesar de que en todo el mundo se daba esta obra por tratarse de un ballet que sucede en una noche de Navidad. A partir de que el Ballet Municipal lo presentara todos los años, se ha hecho conocido el nombre y ahora en qué lugar no hay una venta de un Cascanueces, lo hemos hecho un clásico.

—En estas más de tres décadas, ¿cuáles han sido los mayores cambios de esta puesta o tal vez hay alguien del elenco que se haya mantenido a lo largo de este tiempo?

—Los cambios pueden ser mayormente en la coreografía; recuerden que fue el maestro Mario Galizzi quien hizo el montaje por primera vez para nosotros. Él le dio a la obra efectos más llamativos, como el árbol que va creciendo o la casa que desaparece. Mientras que a su llegada, el maestro Mikhail Koukharev trajo ideas de la versión de los Cascanueces rusos e hizo algunas modificaciones. No hay ningún bailarín que se mantenga después de tantos años, porque al igual que un deportista, la carrera de un bailarín es corta.

—Y como maestra de generaciones de bailarines, ¿qué le diría a los padres cuyos niños muestran interés por el ballet?

—Que apoyen íntegramente a sus hijos porque no hay nada mejor en la vida que poder hacer lo que a uno le gusta. Y si pueden llegar a ser profesionales y pueden trabajar en algo que les fascina, eso es un gran regalo.

PUEDES VER: Música y danza en nombre del Nazareno

—Usted siempre ha recalcado la importancia de acercar la cultura a la gente, ¿cómo ha sido en los últimos meses en este aspecto?

—En cada temporada y gracias a una coproducción con la Municipalidad de Lima siempre hacemos por los menos una función gratuita para las personas que no pueden pagar una entrada o son de bajos recursos económicos y una función didáctica para colegios. Pero, además, como en años anteriores, hemos ofrecido a esta nueva gestión, el poder salir a otros distritos y zonas alejadas (para) presentar extractos y así llegar a más público.

Deja un comentario