Parroquia de Nayón se proyecta como destino de alto potencial turístico

0
5


Nayón se ubica a pocos minutos de Quito. Los beneficios de pasar tiempo al aire libre; sea en un parque o cerca de la naturaleza, son variados, entre ellos la reducción de los niveles de estrés.

Durante los fines de semana no es necesario salir del Distrito Metropolitano de Quito (DMQ) para dejar a atrás el bullicio y el tráfico.

Si usted es de las personas que se levanta tarde, se pasa toda la mañana viendo televisión o conectado al teléfono celular o al computador, para luego salir a almorzar y volver a dormir, aquí hay una alternativa que se puede hacer en el fin de semana sin gastar muchos recursos.

La parroquia rural de Nayón es una de las más cercanas a la zona urbana de la ciudad. Está ubicada a apenas 20 minutos de Quito.

Los fines de semana son los días de mayor afluencia a este valle, donde se puede respirar aire puro y observar nuevos paisajes. Nayón se proyecta como un destino de alto potencial turístico.

El visitante puede encontrar en Nayón varios lugares de interés y esparcimiento; rutas gastronómicas, culturales, ciclorrutas, práctica de deportes extremos, como el canopy (deslizarse por los aires mediante cables que están entrelazados de esquina a esquina entre las ramas de los árboles), columpio, cuerdas altas, entre otros.

María Eugenia Esparza, es una madre de familia -servidora pública- que lleva varios fines de semana saliendo con sus hijos José Emilio y Luis Antonio de 14 y 12 años de edad, respectivamente, a distraerse y alejarse del ruido de Quito.

Este fin de semana visitó Nayón por recomendación de sus compañeros de oficina. Dice que se demoró en llegar menos de media hora desde su domicilio ubicado en el sector de El Inca (norte de la capital).

Cuando llegaron, no se imaginaron que habría tantas actividades. Lo que más les llamó la atención fue la práctica del canopy.

Ella disfruta el tiempo con su familia, desconectada de su teléfono celular. “No pensar en el trabajo en los días libres permite conectarse con lo esencial de la vida. ¿Por qué razón uno trabaja, si no es para garantizarle una buena vida a la familia?”, reflexiona María Eugenia en medio de un receso durante el paseo con sus hijos.

La ruta turística de la familia Esparza incluyó la gastronómica. En la parroquia existen varios restaurantes que ofrecen platos a precios asequibles. Están ubicados a lo largo de la calle Nuestra Señora de Santa Ana y el parque central.

Caldo de gallina criolla, papas con cuero, fritada, hormado, choclos con queso, pristiños, empanadas de viento, dulce de higos con queso, frutillas con crema, espumilla helados de paila, etc, forman parte del menú que ofrecen los lugareños a los visitantes.

En Nayón también se encuentran viveros con una gran variedad de plantas ornamentales, frutales, medicinales y decorativas.

Los beneficios de pasar tiempo al aire libre; sea en un parque o cerca de la naturaleza son variados, entre ellos la reducción de los niveles de estrés, la reducción de la presión sanguínea, limita el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, y aumenta la expectativa de vida, recomienda la especialista en medicina general Maira Sotomayor. (SC)

 

 

 

 

 

Únete a nuestro canal

Deja un comentario