Educación

Regalos de Navidad para el presidente, por Augusto Álvarez Rodrich

1. Sentido común. Para empezar a romper su hasta hoy invicta capacidad de errar.

2. Un buen gobierno. Que no hace y que lo convierte en el promotor principal de su vacancia, escenario previsto por el 58% de la opinión pública, de la cual la amplia mayoría cree que sería por su incapacidad.

3. Un buen gabinete. Que es lo que necesita para hacer un buen gobierno, empezando por alguien en la PCM con liderazgo dentro y fuera del poder ejecutivo; alguien en el que proyecte credibilidad; alguien en el que piense antes de hablar, que haya leído la constitución; y que no se dedique a encubrir las acusaciones de corrupción que se van acumulando en palacio de gobierno; ministros de educación y transportes que estén a favor de mejorar la calidad en esos sectores en vez de repartir prebendas; y un titular de energía y minas que promueva la inversión en vez de azuzar la conflictividad regional.

4. Una buena oposición. Que sea constructiva e inteligente, que marque errores del gobierno, que lo fiscalice para evitar que la corrupción y la ineptitud sigan galopando. Ello implica un congreso que piense en el Perú y no en sus intereses particulares, y que tenga capacidad de ayudar al a construir un buen país para la gente.

5. Una buena izquierda. Que sienta que la mejor manera de colaborar con un que dicen que es de izquierda –aunque, hasta ahora, solo sea un mamarracho que no es de ninguna tendencia, sino solo un mamarracho– sea con un apoyo crítico que ayude al presidente Castillo a superar sus deficiencias tan obvias, en vez de estarle diciendo que aquí no pasa nada, que el Perú siempre ha estado mal y que no hay motivos para que ahora se arregle.

6. Corazón, compasión. Para aún en los peores momentos políticos, no dejarse seducir por la solución perversa de usar a las personas en problemas para resolver sus propias incapacidades. Como, sin duda, es hacer shows de deportación de ciudadanos venezolanos a lo que arresta en redadas para enviarlos de regreso a su país, olvidando que, como va su gobierno, cada vez más peruanos se van a ir y serán migrantes.

7. Otro sombrero. El que ahora ya no le sirve: está asociado a ineptitud y promiscuidad con la corrupción.

Suscríbete aquí al boletín de Augusto Álvarez Rodrich en La República y recibe en tu electrónico, todos los viernes, las ediciones de su programa “Claro y directo” y su columna diaria.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Desactiva el bloqueador de anuncios para que puedas continuar.